sábado, 26 de diciembre de 2015

Abrirse a la Vida

Como ya sabéis, me gusta compartir a través de este Blog todo aquello que me funciona y me inspira a llevar una vida lo más sana y equilibrada posible.
Lo hago con la mejor intención, pues son parte de mis propios hallazgos y aprendizajes de la vida, que acojo "con cariño" y pienso que igual que me han servido a mí, también pueden servir a personas, -que como yo- buscan ese bienestar en su estilo de vida. 

Los años, las experiencias, y algunos acontecimientos de nuestra trayectoria nos hacen cambiar la manera de sentir, pensar y actuar; creciendo de una manera diferente a la que lo habías hecho hasta ese momento. Cuando esto pasa y decides tomar ese camino, siguiendo esas nuevas necesidades, automáticamente te abres también a lo nuevo, te abres a la vida.

Tu mente empieza a abrirse y buscar, consciente e inconscientemente aquello que necesitas, y poco a poco, notas que van llegando todas esas respuestas para poder avanzar. Cada situación, cada persona, cada lugar por dónde pasas te mantiene alerta y así vas encontrando aquello que necesitas en cada momento. 

Me divierte la idea de pensar que a partir de aquí, tu vida se convierte como si fuera un libro, en la que vas pasando capítulos, cerrando y abriendo de nuevos. Así, cada día es una nueva aventura porque aprendes, vives cosas nuevas, avanzas y estás abierta a que así sea. 

Para poder beneficiarte de todo lo que la vida quiere ofrecerte, ya sea bueno o malo (sí, también de lo malo podemos sacar buen provecho), se necesita salir de la nombrada "zona de confort", hacer cosas que nunca hiciste antes. "Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo". A. Einstein. 

En mi opinión, lo mejor es atreverse a salir, escuchar, preguntar, expresar, opinar (sin ofender), ayudar con pequeños gestos, agradecer, sonreír... Cuanto más te abras, más generosa será la vida contigo y más te proveerá y te acercará a lo que necesites. 

La iniciativa de la creación del Blog, a parte de su fin, como he dicho al principio; nació al sentirme muy inspirada y abierta a todo lo que me iba encontrando por el camino. Recuerdo un viaje que me marcó bastante, en el que tuve la oportunidad de conocer y relacionarme con muchas personas de diferentes culturas, y otras personas nuevas que me aportaron y me dieron mucho sin a penas conocerme, aún sumando la barrera del idioma. Esta experiencia me hizo llevarme un poquito de cada una de estas bellas personas y abrirme mucho más al mundo. 

Déjate sorprender, siente y valora los regalos que la vida quiera ofrecerte.

¡Un abrazo!