domingo, 20 de diciembre de 2015

Mi primera experiencia con el Ayuno

*Importante: antes de leer este post debes saber que no está escrito por una persona con un punto de vista médico ni profesional. Por lo tanto, se centra en una simple experiencia positiva personal.

Hace ya algunos meses que llegó a mí una breve información sobre el ayuno. La verdad es que no tenía consciencia, ni había tenido ningún interés antes, pero al leer el sentido de esta milenaria práctica y los beneficios que aporta al cuerpo y al espíritu me dije que tendría que probarla algún día.

Antes de iniciar un ayuno "sin más", quise informarme un poco más a fondo sobre cómo hacerlo de manera saludable, cuáles eran exactamente esos beneficios y, sobre todo, prepararme mentalmente para llevarlo a cabo. De entrada, la idea de estar sin comer nada sólido durante un período de tiempo da un poco de respeto y desconfianza para aquellos que nunca lo han experimentado. 

Así que pregunté a personas que lo habían practicado y podían asesorarme, dándome su conocimiento sobre ello. De ahí, descubrí a una chica de Madrid que se dedica a compartir información sobre alimentación saludable, y hábitos para seguir una vida más equilibrada. Quizás algunos/as la conocéis, por que ya son muchos los seguidores que tiene en las redes. Bien, ella quiso compartir su experiencia, día tras día, durante un ayuno de una semana, a través de unos vídeos que contienen mucha información (para mí, muy útil). Si os animáis a hacerlo os recomiendo que los veáis. (podéis consultar su canal en youtube aquí: Vídeos ayuno Universo de Cris ). 

Mi primera experiencia con el ayuno fue de 24 horas, ya que creí que era suficiente para una principiante como yo, así podría experimentar en mi misma cuales eran sus efectos y hacer la "primera toma de contacto". Tengo que decir que fue una experiencia positiva, en la que te sorprendes de la capacidad de tu cuerpo, de sus limitaciones y del poder que tenemos para controlar nuestra mente en estas circunstancias.

Durante 24 horas solamente bebí agua y agua con limón. Me cogí un día muy tranquilo para estar en casa, sin hacer prácticamente nada. Lo que más me apetecía era dormir o estar acostada. Durante el ayuno debes hacer cosas que no requieran mucho esfuerzo: leer, escribir, meditar, escuchar música, darte un baño... La TV, el móvil, o el ordenador son menos recomendables en la medida posible (ya que ese día es para desconectar del mundo externo y conectar contigo mismo). Si tienes la posibilidad de hacerlo en un entorno natural, también puedes salir a conectar con la naturaleza. 

Es posible que durante el tiempo de ayuno se sientan algunos de sus efectos: dolor de cabeza, mareos, debilidad, malestar general, e incluso vómitos y otros efectos. Todo depende de lo intoxicado que esté tu cuerpo, ya que se trata de un proceso de sacar esas toxinas en la sangre hacia afuera. Por esta tazón es mejor empezar por ayunos cortos.

La "sensación de hambre" fue pasajera. No negaré que la tuve en varios momentos, pero sí diré que fue efímera y sobre todo, cuando más la percibí fue en las primeras horas del ayuno, hacia el final de la jornada me sentí mucho más capaz de controlar esa sensación. 
Durante ese día leí algo que pude experimentar en primera persona y es que, afortunadamente, las personas que disponemos de un plato de comida en la mesa cada día de nuestras vidas no conocemos el real concepto de <hambre>. Se trata de que hemos acostumbrado a alimentar nuestro cuerpo a unas determinadas horas, y cuando pasa ese tiempo, la mente y el cuerpo actúan como si se tratase de un "recordatorio" de que tenemos que comer.

Otra cosa importante es saber entrar y salir del ayuno. Lo que no se debe hacer es ingerir mucha cantidad de comida antes y después del ayuno, sino todo lo contrario, el día de antes y después de ayunar en conveniente comer liviano. Así sus efectos son más eficaces. 

Para acabar, y antes de nombrar algunos de los principales beneficios del ayuno -por si os animáis a hacerlo- me gustaría decir que el Ayuno era una antigua práctica para curar enfermedades, y que ahora también hay médicos y dietistas (naturistas) que recomiendan el ayuno como sistema de depuración y sanación. Por lo que, -en general, cualquier persona sana puede hacerlo. (Hay que tener en cuenta que existen pocas, pero sí algunas contra-indicaciones para el ayuno, como las personas con trastornos alimentarios. Si alguien tiene dudas debe asesorarse y consultarlo con personas expertas antes de hacerlo). 

Beneficios principales o ¿Por qué ayunar?

- La energía se invierte y, en vez de ser utilizada para los procesos de digestión, se centra en la eliminación de toxinas que acumulamos (alimentación, contaminación, alcohol, drogas, medicamentos, etc.) y se produce una aceleración de la regeneración de células envejecidas o deterioradas.

- También se invierten las funciones de órganos como el estómago, que en vez de asimilar alimentos, toma un papel de eliminación y depuración.

- Oportunidad para conectar con uno mismo.

- Aumenta y despierta la consciencia (contrario a comer sin control, sin agradecimiento, es decir, sin consciencia.).

- Jornada de descanso general y completo de los órganos vitales y de nosotros mismos (trabajo, estrés, rutina, etc.). 

...

Existen más beneficios, pero considero que estas razones son más que suficientes por las que hacer un Ayuno.

Siempre que se lleve a cabo con conocimiento, puede ser una práctica muy saludable.

¡Un saludo! :)