domingo, 22 de mayo de 2016

El Ego como forma de Autonocimiento

Sobre el Ego...


El Libro del EgoRecientemente llegó a mis manos El libro del Ego, de OSHO. Un ejemplar lleno de sabias reflexiones para el autoconocimiento. Para quien no conoczca, Osho es un líder espiritual cuya bibliografía refleja una elevada consciencia.

Es posible que años atrás no hubiera llegado ni a la segunda página del libro, pues no lo hubiera entendido. Pero como yo digo, la vida te va poniendo delante aquello que necesitas en cada momento. Ya sean personas, amistades, experiencias, acontecimientos, trabajos, viajes, lecturas…, absolutamente todo forma parte de un proceso para el crecimiento personal.


Nada es casual, todo lo que te pasa tiene su plan secreto y por su puesto está conectado (primero tienen que pasar unas cosas para que puedan dar paso otras). Quizás, necesitemos mirar con perspectiva, pero al final se trata de despertar, abrir los ojos hacia dentro y darte cuenta de lo que está pasando. Por este motivo, lo mejor que podemos hacer es ir ACEPTANDO cualquier hecho que se nos presente, por que forma parte de algo que tenemos que aprender y hasta que así sea iremos tambaleándonos de un lado a otro, tropezando con la misma piedra, estancados, o viviendo una vida totalmente inconsciente. Si te sientes identificado con esto, me alegro mucho, ya que esa es una de las grandes leyes de la vida.


Si por el contrario, aún no te sientes identificado o te incomoda leer estas reflexiones, no pasa nada; hay que respetar el momento de cada persona. Incluso existe gente que no llegará a compartir este significado. Todo está bien.


Así pues, voy a intentar plasmar algunas ideas de este maravilloso Libro del Ego:


Espiritualmente, el Ego es una forma de autoconocimiento. Todos tenemos un Ego, una mente, un falso ser que nos manipula hábilmente y se apodera de nosotros para que sintamos miedo, odio, frustración, locura, lucha, sufrimiento, tristeza, violencia… A la vez, y paradójicamente todos los seres humanos también llevamos un verdadero ser en nuestro interior, ese que solamente está hecho de AMOR.


Ego Vs Verdadero Ser
Ego Vs Verdadero Ser


El Ego cree en los ideales y en el seguimiento de los ideales, pero en realidad no existen, y además son imposibles de alcanzar. Cada ser humano es tan único y especial como imperfecto. O perfectamente imperfecto. Todos somos "ideales" tal y como somos, no tenemos que buscar nada fuera de nosotros. Crecer con tu propia naturaleza, ser felices por lo que somos, sin compararnos con nadie.


[El perfeccionista diría: “No está bien enfadarse” y ¿qué haces entonces? Reprimir tu furia, tragártela y así se convertirá en un lento envenenamiento de tu ser (...). Siempre que se expresa la cólera, te libras de ella y tras ella puedes volver a sentir compasión y amor. La cólera tiene su belleza. La cólera es parte de la humanidad (...)] Extracto del Libro del Ego.


La clave está en enfadarse sin sufrir, estar triste sin sufrir… sobre todo <sin sufrir>. Y sí, ¡es posible!


El éxito es otro engaño del Ego. Si buscas éxito en el exterior no podrás nutrirte, estarás perdiéndote el verdadero gozo por el camino de alcance del éxito. El éxito no debe ser la motivación, deberíamos hacer las cosas porque sí, o porque nos gusta, así de difícil y simple... De esta manera, el éxito en el mundo interior está garantizado. Así es la sencillez humana. No hay que dejarse engañar por las apariencias externas, hay que mirar el interior.


La meditación es la vía para silenciar la mente, tras este descanso funcionará mejor y tendrá más capacidad para hacer cosas con mayor eficacia e inteligencia. La mente es importante, útil, pero como criada y no como ama. Una gran diferencia. Hay que desenchufarla cuando no la necesitemos, encontrar momentos para parar sus órdenes .


“La mente únicamente sirve para sobrevivir, pero la sobrevivencia no es lo mismo que la vida”


“La mente es una cárcel. La conciencia, el tesoro más preciado de esta vida, significa salir de esa cárcel”

El equilibrio resulta esencial para curar todas las alteraciones emocionales (neurosis), pues se necesita partir nuestro tiempo en dos partes iguales: 50% de actividad, 50% de inactividad. Es decir, la mitad del tiempo piensas, la otra la dedicas a asimilar las experiencias, a meditar. La meditación no es más que conectar con uno mismo cerrando todos los estímulos externos. De esta manera, por un lado asimilas, ganas conciencia y, por otro, desechas todo lo que ya no te sirve. APRENDES.


El equilibrio también es compensar la feminidad con la masculinidad en hombres y mujeres, hacer desaparecer esos roles que tan mal nos hacen y tan “encarcelados” nos tienen. Es saber quedarse con la mejor esencia de cada uno. Pues las dos son maravillosas.


El problema viene cuando, a causa de esta falta de conciencia, caemos en un sueño profundo, estamos dormidos, y solo los dedicamos a sobrevivir. Quizás no te estás llevando lo malo -o sí, pero tampoco te llevas lo bueno, la auténtica belleza de la vida.


“La meditación es necesaria más que nunca. La meditación es tan necesaria que casi se trata de una cuestión de vida o muerte”


Recuerda que tú no eres tu mente, tú no eres tus problemas. Cuando aprendemos a observar la mente sin juzgar los pensamientos ocurre que te sientes liberado…


El Amor es todo lo contrario al Ego. El Amor que nace del verdadero ser empieza por uno mismo. La persona que no se ama no puede amar a nadie. Si te amas, intentarás desarrollar tu potencial, intentarás dar lo mejor de ti,  si te amas te regarás todos los días, te nutrirás y, sorprendentemente, los demás también te amarán. Amarse a uno mismo es la mejor religión.


“Solamente puedes dar a los demás lo que ya tienes”


No hay que hacer desaparecer el Ego, ya que eso es una forma de Ego. Déjalo brotar y desaparecerá por sí solo (Considero que esto es muy difícil, pero saber que estás en el camino es bonito, a veces, solo con la intención es suficiente). Entonces cada vez eres más consciente, saludas a tu Ego, incluso hablas con él y te despides hasta la próxima.


De nada sirve culpabilizar o poner excusas, eso también es cosa del Ego. Cada ser humano tiene su propia responsabilidad en lo que le pasa en la vida y nadie más. Hay que asumir eso, es más sencillo de lo que parece.


Espero que os haya aportado…, sé que solo son pinceladas, que no es lo mismo que un libro, pero me alegra y disfruto compartiendo este tipo de reflexiones que, según mi opinión, hacen tanto bien a aquellos que buscan bienestar en sus vidas.


Con mucho amor... Gracias por leerme.